Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura - POP-PICTURE
Menu

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura

Así es como lleva por titulo una entrevista que se realizo a el fotógrafo internacional Anthony S. Karen, quien se ha dedicado a transportar por medio de imágenes hacía el mundo de culturas reprimidas y excéntricas de la sociedad. El termino "Sin censura" se da debido a la dificultad de entrar en estos clanes y se aceptado para la convivencia diaria.

“Creo que mucha de la credibilidad que me he ganado es producto de mi filosofía básica que es dar se si mismo sin esperar nada a cambio. Paso tiempo con la gente, escucho lo que tienen que decir, y trato a cada persona como un individuo. Yo no tengo que creer lo que creen, pero cuando estoy en el espacio de alguien, siento que estoy obligado a observar sin juzgar. Eso no quiere decir que no intervendría si me estuviera en una situación incómoda, pero elijo observar un momento a otro y simplemente disfrutar de lo que veo y experimento, “dijo.

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
Miembros del Klan se reúnen en el lugar de un campo de batalla la guerra civil para realizar la ceremonia de una boda tradicional Klux Klan Ku .

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
Los miembros del Ku Klux Klan con sede en Louisiana bromean en torno a la casa de uno de sus funcionarios imperiales.

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
El hijo de un mago imperial de una sede en Carolina del Klan reino del Norte

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura


Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
Carl, un mago imperial de un grupo del Ku Klux Klan, apunta con una pistola de aire comprimido a una enorme cucaracha (en el papel justo debajo del reloj), mientras su esposa y su ahijada tratan para evitar ser golpeado por un posible rebote.

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
"Pequeña Charlie" una miebro del Ku Klux Klan con sede en Luisiana muestra su velo de novia a medida que su novio la mira.

Los candidatos que deseen iniciarse en el Caballeros Ku Klos del Ku Klux Klan toman sus juramentos como parte de un ritual de naturalización. Los candidatos tienen los ojos vendados y son conducidos a través del bosque a un ritmo vigoroso. Se les pregunta sobre Klan, arte y la historia, y ellos hacen algunos juramentos. Ellos son entonces nombrados "caballeros", a través de la unción con aguas sagradas, un toque de espada sobre ambos hombros, y una bendición. Los nuevos miembros son recibidos y acogidos por los oficiales oficiantes.

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
La nieta de un mago imperial de un reino Klan del Sur.

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
Un miembro del Klan durante una reunión en su propiedad en Virginia. 

Un día en la vida del Ku Klux Klan, sin censura
Un oficial imperial (derecha) de un reino del medio-oeste del Ku Klux Klan, su asistente y esposa (izquierda), poco antes de partir para una fiesta de Navidad celebrada por los miembros de una iglesia local. 

Comparte esto:

Etiquetas: